IMAGEN Y ENLACE: AYUNTAMIENTO DE MADRID

 

 

 

 

LA LUNA

La Tierra, sólo posee un satélite natural, la Luna que orbita a una distancia promedio de 384.000 km, por lo que es el objeto astronómico más cercano. Su diámetro es de 3.476 km, un tamaño considerable con relación al terrestre (12.756 km). Estos dos hechos, tamaño y distancia, hacen de la Luna el astro más brillante de nuestras noches.

El plano orbital de la Luna alrededor de la Tierra, está inclinado con respecto al de la Tierra alrededor del Sol, unos 5º, por lo que se mueve en la franja del Zodíaco, junto al Sol y los Planetas.

La Luna no emite luz propia, sino que refleja la del Sol mostrando sus características fases durante cada órbita alrededor de la Tierra que dura entorno a 28 días.

IMAGEN: Detalle de la superficie lunar.

Dado que el período de rotación de la Luna sobre su propio eje y el período de traslación alrededor de la Tierra coinciden, la Luna nos presenta la misma cara hacia la Tierra. Este acoplamiento entre ambos giros, es provocado por la fricción por marea, que ha frenado la rotación de la Luna debido a la proximidad a nuestro planeta. Junto al Sol, mediante sus fuerzas gravitacionales es la causante de las mareas terrestres.

Al contrario que la Tierra, la Luna no tiene atmósfera. Esto es debido a la débil atracción gravitacional de la Luna, tan sólo un sexto de la terrestre, que provoca que nuestro satélite no pueda retener una atmósfera gaseosa apreciable. Debido a esto, la temperatura en la superficie lunar varia entre +150ºC en la parte iluminada por el Sol y -170ºC en la zona no iluminada.IMAGEN: Otro detalle de la Luna.

La superficie lunar se caracteriza por mostrar unas regiones montañosas claras (las tierras), y unas zonas más extensas y oscuras (los mares).

Las tierras están formadas por materiales muy antiguos de una edad superior a los 4.000 millones de años, y presentan una gran cantidad de cráteres de impacto provocados por la caída de meteoritos. Estos cráteres tienen unos tamaños que llegan desde varios metros de diámetro, hasta los 200 km. en los más grandes.

Los mares son grandes cuencas de impacto rellenadas por rocas basálticas hace unos 3.000 millones de años, cuando lava muy fluida afloró a la superficie de lunar.

 

FASES DE LA LUNA:

La Luna no tiene luz propia y brilla al reflejar la luz del Sol. En todo momento, el hemisferio opuesto al Sol estará en oscuridad. Según la posición de la Luna en su órbita alrededor de la Tierra, la forma aparente de la Luna en el cielo que llamamos "fase", va cambiando.

La órbita de la Luna alrededor de la Tierra, se puede esquematizar como muestra el siguiente dibujo:

IMAGEN: fases luna.

 

 

La Luna se mueve en su órbita alrededor de la Tierra. La luz solar (linterna) ilumina la escena desde la izquierda. En los recuadros inferiores, se muestra la vista aparente de la Luna en el cielo desde la Tierra en las posiciones 1, 2, 3, y 4.

 

 

IMAGEN: Luna Nueva.

Cuando la Luna se encuentra entre la Tierra y el Sol, nos muestra su cara no iluminada inmersa en la brillante luz del Sol, por lo que no la vemos. Es la fase de LUNA NUEVA o novilunio. Cuando la posición de la Luna es cercana a la línea que une la Tierra y el Sol, vemos como la posición aparente en el cielo de la Luna y el Sol, son muy próximas entre sí. Por esto, aproximadamente desde dos días antes del novilunio, y hasta dos días después de dicha fase, la Luna no es visible. Si pudiéramos verla mostraría el aspecto del dibujo de la izquierda.

IMAGEN: Cuarto Creciente.

A medida que la Luna se separa angularmente del Sol hacia el este, deja ver un estrecho gajo iluminado, que día a día, va aumentando de tamaño. Durante estos días, es posible observar la parte no iluminada del disco lunar. Este fenómeno se denomina luz cenicienta y se debe a la reflexión de la luz solar por parte de la Tierra, iluminando la superficie lunar de manera similar a como lo hace la Luna con la superficie terrestre. Una semana después de Luna Nueva, se produce la fase de CUARTO CRECIENTE. La Luna es visible por la tarde y durante la primera mitad de la noche.

IMAGEN: Luna Llena.

Poco a poco, la fracción del disco lunar aumenta, y una semana después del Cuarto Creciente, cuando la Luna se encuentra en la zona diametralmente opuesta a la que ocupa el Sol se produce la fase de LUNA LLENA o plenilunio. La cara visible de la Luna se nos presenta totalmente iluminada alcanzando un brillo muy elevado, acompañándonos durante la totalidad de la noche.

IMAGEN: Cuarto menguante.

Durantelos siguientes< días, la fracción iluminada del disco disminuye. Una semana después de la fase de Luna Llena, nos encontramos en la fase de CUARTO MENGUANTE. La Luna sale sobre el horizonte ya de madrugada, permaneciendo visible en el cielo matutino. Una semana después volvemos a la fase de Luna nueva, repitiéndose el ciclo.

 

ECLIPSES DE LUNA: IMAGEN: Esquema eclipse de Luna.

Ocurren cuando la Luna entra dentro de la sombra que la Tierra proyecta en el espacio. La sombra es alargada, con forma cónica: se conoce como cono de sombra. Para ello, la Luna tiene que estar en el lado opuesto de la Tierra al que se encuentra el Sol, ya que las sombras se proyectan en dirección contraria a la fuente de luz (en el caso de planetas y Luna, como sabemos, su fuente de luz es el Sol).

IMAGEN: Posición Sol - Tierra - Luna sin eclipse de Luna. IMAGEN: Posición Sol - Tierra - Luna con eclipse de Luna.

 

Esto se corresponde con la fase de Luna Llena. Luego podemos decir que los eclipses de Luna ocurren en algunas Lunas Llenas.

Al estar la órbita lunar  inclinada unos 5º con respecto al plano orbital terrestre, sólo en determinadas ocasiones los tres astros Sol- Tierra- Luna se alinean de modo perfecto. Por ello los eclipses no acontecen cada mes, sino aproximadamente cada 6 mesesIMAGEN:  Paso de la Luna por la sombre de la Tierra: Eclipse de Luna.

Cuando el eclipse es total, la Luna se sumerge por completo en la sombra que proyecta la Tierra. En el instante en que queda totalmente tapada por la Tierra no dejamos de verla. Adquiere un tono rojizo, consecuencia de los pocos rayos solares que aún le llegan. No son rayos que inciden directamente desde el Sol (la Tierra no lo permite, pues se halla entre ambos astros), sino rayos refractados en la atmósfera terrestre.

Como el rojo es el  color que menos dispersión sufre al atravesar la atmósfera terrestre, por esta causa, sólo los rojos llegan a la Luna y se reflejan en su superficie.

El que se oscurezca más ó menos, y el tono rojizo (u ocre, ó anaranjado) que adquiera, dependerá de la cantidad y calidad del polvo en suspensión que exista esa noche en la atmósfera terrestre (normalmente de origen volcánico).

 

LIBRACIÓN DE LA LUNA:

La Luna siempre nos muestra la misma cara, de este modo sólo podemos ver el 50% de su superficie. Sin embargo, si observamos la Luna durante períodos de tiempo largos, podemos llegar a visualizar hasta el 60% de la superficie lunar, aunque siempre no más del 50% en cada instante. Esto es así, gracias a una serie de balanceos (aparentes) en la Luna denominados Libraciones.

 Efectivamente, podemos distinguir tres tipos:

LIBRACIÓN EN LONGITUD:

IMAGEN: Libración en longitud.

 

 

Prolonga alternativamente en unos 8º, la zona visible en los bordes Este y Oeste del disco lunar. Se debe a la excentricidad de la órbita lunar.

 

 

LIBRACIÓN EN LATITUD:IMAGEN: Libración en latitud.

El eje de rotación de la Luna esta inclinado con respecto al plano de su órbita. Por ello, desde la Tierra, se puede ver alternativamente una pequeña zona alrededor de cada polo lunar.

LIBRACIÓN DIURNA:

IMAGEN: Libración diurna.

Dada la proximidad de la Tierra y la Luna, desde distintos puntos de la Tierra, la superficie lunar se ve de manera diferente.

Existe una LIBRACIÓN REAL, pero es despreciable.

 

VOLVER ARRIBA