IMAGEN Y ENLACE: AYUNTAMIENTO DE MADRID

 

 

 

 

EL CIELO DE UNA NOCHE DE OTOÑO

IMAGEN: Cartel de El Cielo de una noche de otoño.

(Consultar horarios).

Descarga de folleto en PDF (330 KB)

Duración: 45 minutos. Todos los públicos

El Planetario de Madrid quiere ofrecer a todos la posibilidad de acercarnos a las principales estrellas y constelaciones que se pueden contemplar en otoño. Con esta intención se propone un programa en directo: "El Cielo de una noche de otoño".

En el cielo de otoño aún podemos ver, nada más ponerse el Sol, un gran triángulo formado por las estrellas: Vega, Deneb y Altair. Las constelaciones más representativas del otoño son: Pegaso, Andrómeda, Perseo, Casiopea, Cefeo y Cetus. Estas constelaciones, como la mayoría, deben su nombre a los griegos, que las relacionaron con sus mitos y leyendas.

Podemos, cómo no, dejarnos maravillar por la Vía Láctea ó Camino de Santiago: es la galaxia a la que pertenecemos (junto a unos 200.000 millones de estrellas más), y que al estar imbuidos en ella percibimos como una gran mancha borrosa que cruza el cielo de lado a lado.

Además tenemos la posibilidad de contemplar otra galaxia a simple vista y el otoño es la mejor época del año; entre las estrellas de la constelación  de Andrómeda, pero mucho más lejana que cualquiera de ellas, se puede localizar una débil nebulosidad: la galaxia Andrómeda que es el objeto más lejano que podemos observar sin ayuda de instrumental óptico.

Al transcurrir la noche vemos cómo las estrellas y constelaciones se ponen por el horizonte Oeste, y otras nuevas salen por el Este. Es la consecuencia del movimiento de rotación de la Tierra, cuyo eje imaginario apunta a la estrella Polar, por lo que todo el cielo parece girar a su alrededor.

La Tierra también gira alrededor del Sol: al avanzar la estación, nos vamos asomando a un nuevo paisaje de estrellas; cada vez vemos más pronto en la noche constelaciones típicas del invierno, y dejamos de ver antes las que caracterizan al otoño. Otros astros van cambiando de aspecto con los días: la Luna varía su fase, algunos planetas se dejan ver y otros no...

Cada noche tenemos así ante nuestros ojos un cielo nuevo, diferente al del día anterior; un cielo que estará al alcance del visitante, actualizado día a día en el Planetario de Madrid.

VOLVER ARRIBA