Mundos de fuego.Duración: 7 minutos.

Un apasionante recorrido por la vida de las estrellas.

 

Al admirar  la belleza del cielo estrellado y contemplar, a la vez, su inmutabilidad, podemos llegar a pensar que la vida de las estrellas es tranquila y carente de interés. ¿Dónde nacen las estrellas, cómo mueren, son fenómenos violentos, qué ocurre tras la muerte de uno de estos objetos?

A estas cuestiones está dedicado este audiovisual, que se proyecta en una pantalla panorámica de 6,8 metros de largo por 1,5 metros de ancho.

Comenzamos en nuestra estrella, llamada Sol. Es como una gigantesca bomba de hidrógeno que se mantiene estable gracias a su propia fuerza gravitatoria, que controla el alcance de las explosiones.

Las estrellas nacen en unos lugares llamados nebulosas, en donde las zonas más oscuras y densas reúnen las condiciones necesarias para que se inicie la gestación de nuevas estrellas. Uno de estos lugares se encuentra a 1.500 años luz de la Tierra: la nebulosa de Orión.

El nacimiento estelar es un fenómeno violento, al igual que la muerte. Las estrellas con más masa finalizan su vida en una tremenda explosión, denominada supernova. Como la que se pudo contemplar el año 1.987 en la Gran Nube de Magallanes.

Dependiendo de la masa inicial de la estrella, tras el estadio de supernova puede formarse o una estrella de neutrones o un agujero negro. Las primeras también reciben el nombre de púlsar porque emiten destellos de radiación en cada giro que dan. Una cucharadita de estrella de neutrones pesaría más de 100 millones de toneladas. Los agujeros negros son aún más densos… tanto que nada puede escapar de enorme atracción gravitatoria. Estos objetos no son imaginarios; existen en la vida real, como el primero que se observó, en la constelación del Cisne: Cygnus X-1.

Lugar: Pantalla de Retroproyección del Planetario de Madrid. Planta Calle.

Entrada gratuita.

Emisión ininterrumpida dentro del horario habitual del centro.